La mayoría de estudios sobre actividad física en EM están orientados a personas con una limitación leve-moderada de la movilidad1,2, es decir personas que mantienen su capacidad de caminar (aunque puedan presentar algunas dificultades) y son independientes en la mayoría de las actividades de la vida diaria. Pero ¿qué sucede con las personas que tienen una mayor afectación, por ejemplo personas que deben usar silla de ruedas en su día a día, y que necesitan ayuda para algunas actividades? En este artículo trataremos de dar respuesta a algunos interrogantes.

¿Es aconsejable que las personas con mayor afectación de la movilidad realicen actividad física?

La respuesta es sí. Es recomendable realizar actividad física, especialmente si la movilidad está muy limitada2,3, ya que el sedentarismo y la inmovilidad tienen consecuencias muy negativas a nivel cardio-vascular, muscular, articular, óseo5… y es posible frenarlas o incluso revertirlas con ayuda de la actividad física1,5. Además, algunos estudios demuestran que mantenerse activo físicamente estimula algunos mecanismos de regeneración del Sistema Nervioso Central, como la remielinización y el crecimiento axonal3. Por ello, la práctica regular de actividad física se baraja actualmente como una importante herramienta para el manejo sintomático en personas con EM muy afectadas a nivel motor2-4.

¿Es seguro? ¿Es necesario tener algunas precauciones?

La práctica de actividad física es segura para personas con EM1, es decir, no tiene efectos adversos que puedan influir en el curso de la enfermedad1,5, y lo es tanto si conservan un buen nivel de movilidad, como si tienen más limitaciones2,4, aunque en este caso puede ser necesario tomar algunas precauciones:

  • Realizar actividades que no tengan riesgo de caídas y que sean acordes al nivel de movilidad que tengamos2-4,7. A continuación veremos algunos ejemplos.
  • Prevenir el sobrecalentamiento.
  • Es aconsejable el asesoramiento de un fisioterapeuta para definir el tipo de ejercicios más adecuado.
  • En algunos casos será necesaria la asistencia o la supervisión de una persona cercana6 o incluso de un profesional.

¿Qué actividades pueden realizar las personas con mayor afectación de la movilidad?

En la literatura científica encontramos algunos estudios que analizan la práctica de ejercicios convencionales en personas con gran afectación de la movilidad, entre ellos:

  • Ejercicios aeróbicos2,4: por ejemplo, ejercicios con un pedaleador, ya sea con las piernas o con los brazos. Se ha demostrado que mejora la resistencia aeróbica y la funcionalidad, a la vez que influyen positivamente sobre el estado de ánimo y aumentan la calidad de vida2.
  • Ejercicios de fuerza: pueden ser realizados con pesas, máquinas, bandas elásticas o con el peso del propio cuerpo2,7 . Mejoran el estado de la musculatura y el equilibrio, reducen la fatiga y aumentan la calidad de vida2.
  • Estiramientos: en general son ejercicios muy asequibles y con notables beneficios1,7.

Existen también investigaciones que se centran en ejercicios especialmente adaptados a personas con gran afectación de la movilidad, que requieren aparatos específicos y en algunos casos la asistencia de un profesional, pero si tenemos acceso a ellos son una opción muy interesante:

  • Cinta andadora con suspensión2,8: el ejercicio consiste en caminar en una cinta con el peso del cuerpo suspendido por un arnés. Se ha demostrado que mejora la fuerza muscular, la movilidad funcional, disminuye la fatiga y aumenta la independencia en actividades de la vida diaria.
  • Bicicleta reclinada o elíptica reclinada2,8: permite ejercitar brazos, piernas o ambos simultáneamente mientras nos mantenemos sentados con total seguridad, incluso en la propia silla de ruedas. Sus beneficios son similares al ejercicio anterior8, y tiene la ventaja de ser más fácil de utilizar.
  • Bicicleta estática asistida por electroestimulación3: la electroestimulación permite activar los músculos más débiles, mientras los músculos más fuertes trabajan con normalidad. Este aspecto es muy interesante en personas con gran debilidad muscular, aunque tiene algunos contras (colocar los electrodos y prescribir un entrenamiento de este tipo requiere la intervención de un profesional, y es posible que la propia electricidad produzca algunas molestias durante su uso).

La actividad física es una herramienta muy interesante para mejorar tu salud, independencia y calidad de vida, sin importar el grado de movilidad que tengas. ¡No dudes en pedir asesoramiento si lo necesitas para empezar a practicar!

REFERENCIAS:

  1. Esclerosis Múltiple España (2015). Informe del estudio Actividad Física y Deporte en Esclerosis Múltiple. http://esclerosismultiple.com
  2.  Edwards T, Pilutti LA. The effect of exercise training in adults with multiple sclerosis with severe mobility disability: A systematic review and future research directions.Mult Scler Relat Disord. 2017 Aug;16:31-39. doi: 10.1016/j.msard.2017.06.003. Epub 2017 Jun 12.
  3. Hammond ER, Recio AC, Sadowsky CL, Becker D.Functional electrical stimulation as a component of activity-based restorative therapy may preserve function in persons with multiple sclerosis. J Spinal Cord Med. 2015 Jan;38(1):68-75. doi: 10.1179/2045772314Y.0000000238. Epub 2014 Jun 29.
  4. Skjerbæk AG1, Næsby M, Lützen K, Møller AB, Jensen E, Lamers I, Stenager E, Dalgas U. Endurance training is feasible in severely disabled patients with progressive multiple sclerosis.Mult Scler. 2014 Apr;20(5):627-30. doi: 10.1177/1352458513505351. Epub 2013 Sep 20
  5. Halabchi F, Alizadeh Z, Sahraian MA & Abolhasani M (2017). Exercise prescription for patients with multiple sclerosis; potential benefits and practical recommendations. BMC Neurology (2017) 17:185
  6. Fakolade A, Lamarre J, Latimer-Cheung A, Parsons T, Morrow SA, Finlayson M. Understanding leisure-time physical activity: Voices of people with MS who have moderate-to-severe disability and their family caregivers. Health Expect. 2018 Feb;21(1):181-191. doi: 10.1111/hex.12600. Epub 2017 Jul 19.
  7. Multiple sclerosis Society of Canada-Quebec Division. Physical Activity Guide for People with MS. Bibliothèque et Archives nationals du Québec. Library and Archives Canada. ISBN 2-921910-30-6. 2013.
  8. Pilutti LA, Paulseth JE, Dove C, Jiang S, Rathbone MP, Hicks AL.Exercise Training in Progressive Multiple Sclerosis: A Comparison of Recumbent Stepping and Body Weight-Supported Treadmill Training. Int J MS Care. 2016 Sep-Oct;18(5):221-229.

Carlos Ramos. Fisioterapeuta

Puntúa esta publicación