En este periodo de confinamiento, el autocuidado es crucial. Debemos esforzarnos para que tanto a nivel físico como emocional nos encontremos lo mejor posible. Esta será, sin duda, la mejor medida que podemos adoptar, permitiéndonos afrontar el confinamiento con el mejor talante posible, a pesar de las dificultades que entrañan estas circunstancias que nos tocan vivir.

Ante esta situación, las personas con Esclerosis Múltiple (EM) presentan una mayor tendencia a sufrir un malestar emocional más intenso, pero este puede verse atenuado si cuentan con el apoyo social adecuado (1). Cuando una persona recibe recursos psicológicos por parte de personas significativas, haciéndole sentirse querido y valorado, decimos que cuenta con apoyo social (2).

Por ello, hoy nos gustaría centrarnos en esta área tan importante del bienestar y el autocuidado: el contacto con otras personas.

Es sabido que mantener una vida social activa es positivo para la salud mental. Entre otros beneficios, mejora la autoestima, reduce el estrés, disminuye la presencia de emociones negativas y mejora nuestra calidad de vida. Por el contrario, el aislamiento social tiene importantes consecuencias negativas para la salud mental.

Es importante distinguir el aislamiento social de la sensación de soledad, pues son conceptos bien distintos. El aislamiento social es la situación objetiva de tener mínimos contactos con otras personas, ya sean familiares o amigos. La soledad es la sensación subjetiva de tener menos afecto y cercanía de lo deseado (3). Así, aunque algunas personas puedan tener contacto frecuente con familiares (por ejemplo, con los que convive) pueden seguir sintiéndose solas.

Es crucial entender estos conceptos en el contexto en el que nos encontramos, en el que las opciones de sociabilizar son muy limitadas. La pandemia y las restricciones que conlleva, nos impide mantener contacto con otras personas, al menos tal y como estábamos acostumbrados. Estas restricciones son especialmente importantes para las personas con EM, que deben seguir estrictamente las recomendaciones de su neurólogo; en algunos casos las indicaciones serán las mismas que para el resto de la población, pero en otros puede ser necesario un confinamiento domiciliario más estricto, pudiendo implicar a la familia, incidir en el teletrabajo e, incluso, conllevar una baja laboral (4).

Sin embargo, estas medidas para reducir al mínimo el contacto físico entre personas con el objetivo de evitar la propagación del virus, no deben suponer ni el aislamiento ni la sensación de soledad. Para ello, es crucial utilizar los recursos disponibles y entender que la supresión del contacto físico no tiene que imposibilitar una buena conversación o disfrutar de un buen rato con familiares y amigos.

Por todo ello, te dejamos algunas recomendaciones para incrementar tus contactos con otras personas, utilizando los recursos de los que dispones durante el confinamiento:

  1. Organiza tu agenda para que tus contactos sociales tengan espacio. Seguro que estarás pensando que ahora “lo que te sobra es tiempo”, pero precisamente por ello, si no te organizas y siempre pospones las tareas, es posible que se quede pendiente esa llamada que querías hacer.
  2. Utiliza los medios que hay disponibles. Son muchas las plataformas y medios que existen para mantener contacto con otras personas: llamadas, videollamadas, correos electrónicos…
  3. Ten iniciativa. Organiza alguna “videoquedada” o simplemente llama tú. A veces estamos esperando a que sea el otro quien tome la iniciativa y vamos dejando pasar los días. Si deseas hablar con alguien, hazlo.
  4. Si te faltan las ganas, intenta obligarte. Ten presente que mantener el contacto social es un hábito sano y comprométete a potenciarlo. Busca la manera en la que te resultaría más sencillo y realízalo.
  5. Cuando hables con tus familiares y amigos, intenta que la COVID-19 no sea el centro de todo. Intenta que sea como máximo un 20% de la conversación. Pregúntale por su situación, su familia, qué cosas está haciendo y, de igual modo, cuéntale cómo lo estás llevando tú en el día a día.
  6. Cuida tu discurso. ¿Llevas un rato hablando solo de lo pesada que te resulta esta situación y de todo lo que te estás perdiendo? Procura hablar sobre algo positivo (aunque sea del pasado). Llevar tu pensamiento a situaciones positivas mejorará tu estado de ánimo y el de la persona con la que estás hablando.
  7. Valora a quien te rodea y lo que te aporta. Ser agradecido no es solo dar las gracias.
  8. Si convives con otras personas, plantea alguna actividad: juegos de mesa, debates, lecturas en común… Es una muy buena oportunidad para pasar tiempo con las personas con las que convivimos.
  9. Crea espacios para el contacto positivo (tanto con las personas con las que convives, como en tus contactos virtuales). Procura que durante la conversación (telefónica o presencial) no haya ruido de fondo, busca un espacio agradable y tranquilo.
  10. Mantén el contacto con tu Asociación o Fundación de personas con EM. Muchas entidades se han adaptado a esta situación ofreciendo asesoramiento, servicios, información…

En conclusión, mantener una vida social activa es muy positivo para la salud mental de las personas con EM. Por ello, es importante que hagas todo lo que esté en tu mano para potenciar tus contactos con otras personas. Cuida no solo el tiempo que pasas con otras personas, sino la calidad y los contenidos de las conversaciones para hacer la experiencia aún más positiva.

Referencias

  1. Mateu Mollá, J. 2018 Aspectos psicológicos y neuropsicológicos de la Esclerosis Múltiple. Disponible en https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=252182
  2. Perez Bilbao, Jesús (1999). «El apoyo social». Ministerio de trabajo y asuntos sociales. Disponible en https://www.insst.es/documents/94886/326962/ntp_439.pdf/148113c8-bbba-40b3-86c7-81db7869d737
  3. Gené-Badia, J., Ruiz-Sánchez, M., Obiols-Masó, N., Oliveras Puig, L. y Lagarda Jimenez, E. 2016. Aislamiento social y soledad ¿qué podemos hacer los equipos de atención primaria? Aten Primaria. 2016;48(9):604—609 disponible en https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0212656716301809
  4. Manejo de pacientes con Esclerosis Múltiple durante la infección por coronavirus (COVID-19). Recomendaciones actualizadas 1. Grupo de estudio de enfermedades desmielinizantes de la sociedad española de neurología. 16 de marzo 2020.

Celia Ramos. Psicóloga

El 30 de mayo se celebra el día mundial de la Esclerosis Múltiple y uno de los principales objetivos de Esclerosis Múltiple España será desafiar las barreras sociales y el estigma que pueden hacer que las personas con EM se sientan solas y socialmente aisladas. La cita anual es una oportunidad para abogar por mejores servicios, celebrar redes de apoyo y promover el autocuidado.

El hashtag de este año es #ConexionesEM, compártelo en tus redes sociales.

Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

Puntúa esta publicación