Las técnicas de relajación son ampliamente utilizadas en psicología en el tratamiento de diferentes patologías. En el caso de las personas que padecen Esclerosis Múltiple (EM), la investigación indica que practicar técnicas de relajación puede ser beneficioso para disminuir la fatiga y mejorar el estado de ánimo (1). Sin embargo, para disfrutar de sus beneficios es importante practicarlas con frecuencia, adquiriendo así las habilidades necesarias para un correcto empleo de las mismas.

En este caso te invitamos a practicar una técnica de relajación basada en la visualización. Para que puedas sacarle el máximo partido, te recomendamos que antes de empezar hagas lo siguiente:

  • Busca un lugar y un momento tranquilo. Pon tu móvil en silencio.
  • Procura que las condiciones de luz, temperatura y ruido, sean adecuadas.
  • Utiliza prendas cómodas que no te presionen.
  • Mantén una actitud de apertura, en lugar de forzar en exceso la intención de relajarte. Simplemente haz todo lo que esté en tu mano para que las condiciones sean óptimas y déjate llevar por las instrucciones que se te van dando.

 

Referencias:

  1. Molina-Rueda y Pérez de la Cruz (2009) Esclerosis múltiple y técnicas de relajación. Revista Iberoamericana de Fisioterapia y Kinesiología. Vol. 12 págs. 28-34 consultado en https://doi.org/10.1016/j.rifk.2009.01.002

Celia RamosPsicóloga

Puntúa esta publicación