La mitad de las personas que empiezan a realizar actividad física abandonan antes de los 6 meses

Entendemos la adherencia a la actividad física como el grado en que una persona incorpora la actividad física en su día a día, integrándola en su estilo de vida.

En la población general, se estima que en torno al 50% de las personas que inician una actividad la abandona durante los primeros seis meses1. Esta situación se agrava más si cabe en personas con Esclerosis Múltiple (EM), estimando que un 80% de las personas con EM remitente-recurrente no siguen las recomendaciones de salud pública sobre actividad física moderada2.

La falta de adherencia a la actividad física supone por tanto un problema de gran magnitud y presenta una elevada incidencia en la población con EM, pudiendo repercutir negativamente en su salud, tanto por los riesgos que puede conllevar la propia inactivad como por la ausencia de beneficios aportados por la actividad física.

El primer paso es reconocer la importancia de realizar actividad física mantenida en el tiempo

El primer paso para cambiar esta realidad es reconocer la importancia de mantener en el tiempo la práctica de la actividad física y entender cuáles son los factores que influyen en su abandono, para poder cambiar aquellos que son modificables y que dependen de la persona.

Habitualmente, la decisión de participar en una actividad física o no hacerlo, es compleja e individual; en personas con EM es todavía más compleja debido a la naturaleza impredecible de la propia patología3. Específicamente, en personas con EM, las principales barreras a la hora de adherirse a una actividad física son3,4,5,6,7:

No adherencia a la actividad física en esclerosis múltiple

Una vez entendidos los factores que con mayor frecuencia interfieren en el cumplimiento de las recomendaciones sobre actividad física, vamos a analizar qué cosas pueden ayudar a tener una mejor adherencia a la actividad física3,8,9:

  • En primer lugar, para que la actividad física se integre en tu rutina es necesario que se adapte a tus necesidades, capacidades, gustos y preferencias.
  • Elegir una actividad que te resulte divertida disminuye la probabilidad de abandonarla.
  • Cuenta con el asesoramiento de un profesional con experiencia en EM y actividad física.
  • Es importante que la actividad física sea motivante para ti. Identifica cuáles son tus propios motivos para practicarla y los beneficios que vas percibiendo.
  • Solicita toda la información que consideres necesaria sobre la práctica de la actividad física con EM, resuelve tus dudas, consulta tus preocupaciones y aborda tus miedos en caso de que aparezcan.
  • Plantéate metas realistas a corto plazo y prémiate por cada paso que vayas dando.
  • Cuenta con el apoyo de algún amigo o familiar, y si es posible pídele que se implique en la práctica de la actividad física contigo.
  • Realizar actividades grupales también ayuda a mantener la actividad en el tiempo pues se genera cohesión grupal.
  • Anticipa posibles situaciones de abandono de la actividad física (por ejemplo, las vacaciones) y prepara un plan para la vuelta.

En conclusión, mantener una adecuada adherencia a la actividad física no es sencillo pues supone un cambio de comportamiento a largo plazo, por eso es importante prestar atención a todos aquellos factores que podemos controlar y cambiar para lograr que la actividad física se integre en nuestra rutina diaria.

REFERENCIAS

  1. Molinero, O.; Salguero, A.; Tuero, C.; Álvarez, E. & Márquez, S. (2006). Dropout from youth sports: relationship to gender, type of sport and level of competition. Journal of Sport Behavior, 29, 255-270.
  2. Klaren, R. E., Motl, R. W., Dlugonski, D., Sandroff, B. M., & Pilutti, L. A. (2013). Objectively quantified physical activity in persons with multiple sclerosis. Archives of physical medicine and rehabilitation, 94(12), 2342-2348.
  3. Kayes NM, McPherson KM, Taylor D, Schluter PJ, Kolt GS. (2011). Facilitators and barriers to engagement in physical activity for people with multiple sclerosis: a qualitative investigation. Disability and Rehabilitation 33:625–642.
  4. Asano M, Duquette P, Andersen R, Lapierre Y,Mayo NE. (2013). Exercise barriers and preferences among women and men with multiple sclerosis. Disability and Rehabilitation 35:353–361
  5. Motl RW, McAuley E. (2009). Pathways between physical activity and quality of life in adults with multiple sclerosis. Health Psychology 28:682–689.
  6. Ploughman, M., Harris, C., Wallack, E. M., Drodge, O., Beaulieu, S., & Hogan, S. (2015). Predictors of exercise participation are different depending on ambulatory status among older people with multiple sclerosis (No. e786v1). PeerJ PrePrints.
  7. Crank, H., Carter, A., Humphreys, L., Snowdon, N., Daley, A., Woodroofe, N., & Saxton, J. M. (2017). Qualitative Investigation of Exercise Perceptions and Experiences in People With Multiple Sclerosis Before, During, and After Participation in a Personally Tailored Exercise Program. Archives of physical medicine and rehabilitation, 98(12), 2520-2525.
  8. Salgado-Araujo, J. L. M. (1998). Revisión de la literatura actual sobre la continuidad del cambio de conducta en relación a la actividad física. Apunts. Educación física y deportes, 4(54), 66-77.
  9. Fasczewski, K. S., Gill, D. L., & Rothberger, S. M. (2017). Physical activity motivation and benefits in people with multiple sclerosis. Disability and rehabilitation, 1-7.

Cristina Soria. Psicóloga

Puntúa esta publicación