Aprovecha la espiración para estirar al máximo en este ejercicio, suelta el aire lentamente y ve notando como tu columna y tus brazos se estiran poco a poco.

Si no puedes aguantar la posición inicial, adáptala a tu condición y deja la distancia necesaria entre los talones y glúteos para que realices este ejercicio sin incomodidad ni dolor.

¡Comenzamos!

Ver más vídeos

Puntúa esta publicación