Está demostrado que la actividad física contribuye a mantener una buena salud y calidad de vida y nos ayuda a evitar los aspectos nocivos del sedentarismo.

La falta de ejercicio puede provocar situaciones físicas no deseables como problemas de peso, respiratorios, circulatorios, endocrinos e incluso apatía, cansancio y deterioro de la salud mental.

Realizar de forma habitual ejercicio físico es una práctica muy beneficiosa para la prevención, el desarrollo y la mejora de la salud tanto física como emocional. Además, el deporte facilita la adopción de costumbres saludables ayudando a disminuir hábitos tóxicos como el tabaco y el alcohol.

En personas con enfermedades crónicas como la Esclerosis Múltiple (EM), realizar actividad física de forma regular puede resultar muy beneficioso, activando nuestro organismo a nivel fisiológico y estableciendo un bienestar mental, mejorando la autoestima, la memoria y la capacidad de superación y aliviando algunos síntomas de la enfermedad.

Aunque cualquier tipo de actividad física moderada puede aportar mejoras en nuestra salud, tanto la condición física como los objetivos personales son puntos clave a la hora de elegir una actividad física. Seguir un plan de ejercicios adecuado y contar con la supervisión de un profesional que adapte bien los entrenamientos y la carga de estos para evitar lesiones y frustraciones, son puntos clave para conseguir la adherencia a la actividad física y evitar así el abandono antes de la consecución de sus beneficios.

Entre los beneficios de la actividad física y la práctica deportiva sobre nuestra salud se encuentran:

Por todo esto, a pesar de las importantes limitaciones físicas y emocionales a las que las personas con enfermedades crónicas se ven sometidos, resulta interesante intentar mantener una vida activa, en la que se incluya actividad física adaptada a las posibilidades de cada uno, buscando así mejorar el bienestar general y la calidad de vida.

Referencias:

  1. Understanding MS and Exercise. A fitness and Lifestyle Providers Guide. Keith Johnston, Lea Carlyle and Scott Rattray, 2008

Marta Marcén Pamplona y Ana Sánchez Alique. Fisioterapeutas

Puntúa esta publicación